Opinion

UNA VENEZUELA CÍVICA Y OTRA MILITAR

El historiador y humanista Argentino José Luis Romero (1909-1977) autor de importantes trabajos y ensayos históricos y sociológicos como: Maquiavelo historiador, El ciclo de la revolución contemporánea, Latinoamérica situaciones e ideologías etc, nos da a entender en uno de sus ensayos, que el termino Dictadura y Democracia, son palabras que son usadas para favorecer un contenido ideológico parcializado; por ello nos recuerda “Cuando el poder político es constitucionalista y legal, donde el poder Ejecutivo no se perpetua en el uso de su autoridad, donde el Legislativo funciona libremente y la Justicia cumple con sus funciones con independencia, garantizando los derechos políticos de los ciudadanos, decimos que estamos en Democracia. Pero cuando el poder Ejecutivo se encuentra personalizado, parcializado ideológicamente y fundamentado en la fuerza, violando todas las instituciones, incluyendo la ética militar, entonces no cabe la menor duda de que se está en una Dictadura”. Donde habitualmente en Latinoamérica predomina el caos, la corrupción y la anarquía; apoyada ésta, por grupos políticos, económicos y militares, por que saben que tienen en peligro todos sus írritos privilegios; factores estos que obviamente agravan la situación económica y socio-política del desafortunado país, cuando el tirano es un simple títere de esos poderes, lo que habitualmente se manifiesta con la clausura directa o indirecta de todos sus opositores como las opiniones emitidas por la Asamblea Nacional, por los partidos políticos, los industriales y las universidades. En este aspecto, los Venezolanos estamos viendo como se irrespeta a la A.N como fiel representante de la voluntad popular emitida el día 6-12-2015, como se ignora la labor mediática de los intelectuales, industriales y universidades; para colmo, vemos la creación de una PDVESA-militar, creyendo que con esa actitud va a gobernar una Venezuela-militar contra una Venezuela democrática, culta y librepensadora. Obviamente, que el último veredicto del tsj, nos demuestra el que todos ellos poseen una moral y ética tan recta como la de un  tira-buzón. ¡VOILÁ¡